¿POR QUÉ ES IMPORTANTE UNA SOLUCIÓN WEB PARA TU EMPRESA?

En la actualidad aún nos podemos encontrar con empresarios y directores de negocios que afirman convencidos que no es tan importante contar con una página web, ya que para ellos es suficiente llevar su negocio de manera física, sintiéndose más cómodos con los métodos  tradicionales. Sin embargo, éste no es el enfoque correcto, ya que en la actualidad las personas cada vez más realizan sus compras (o decisiones de compra) a través de Internet. Por este motivo las empresas deben solicitar una solución web profesional para que ésta sea lo más eficiente posible y cuente con una usabilidad correcta, de forma que los clientes puedan navegar por ella de una forma sencilla y sin complicaciones.

Dicho esto, las empresas deben entender que si no tienen presencia en la web prácticamente no existen, porque los usuarios de hoy en día antes de adquirir un producto o servicio, lo primero que hacen es investigar en los principales buscadores como Google, buscando información sobre lo que necesitan, leen las opiniones de los usuarios y si todo es lo suficientemente positivo, es cuando se deciden a comprar, ya sea online o en establecimiento físico. Esto significa que el proceso de compra ha cambiado radicalmente en los últimos años, por lo que tu negocio debe adaptarse lo antes posible (si aún no lo ha hecho) para que pueda resurgir y generar mayores beneficios gracias a las ventajas que ofrecen las plataformas online.

Principales motivos por los que deberías solicitar una solución web para tu negocio:

Existen diferentes razones importantes por las que deberías solicitar una solución web para tu negocio, de forma que pueda tener una presencia eficiente en la web. A continuación desde PS SOLUCIONES, te mencionamos algunas:

  • Tendrás una carta de presentación siempre actualizada: La misma estará online siempre, además de que podrás captar la atención no solo de los potenciales clientes, sino de los proveedores, nuevos empleados o inversores, así que se abrirán las posibilidades de crecimiento para tu empresa.
  • Darás seguridad a tus usuarios: Al tener el sitio web siempre actualizado, con información interesante donde aportes soluciones o respuestas a los usuarios, ayudarás a crear una imagen corporativa sólida. Cuanto más información proporciones, más confianza generarás entre tus visitantes. Es un factor importante que debes tomar muy en cuenta.
  • Serás más competitivo: Al tener una presencia web podrás ser más competitivo, también podrás observar como se comportan los demás negocios en el sector y mejorar sus técnicas, aplicar las tuyas y siempre estar un paso por delante de la competencia. Cuanto más seguridad y confianza aportes, crearás más usuarios comprometidos con la marca y fidelizarás de una forma más efectiva a tus clientes.
  • Aumentarán tus clientes: A medida que tengas una web con más información, funciones y con una usabilidad acorde a las exigencias de tus usuarios, podemos estar seguros que tus clientes aumentarán. Hay que tomar en cuenta, que si tienes presencia en la web, también estarás eliminando el factor frontera, que solo tienen los negocios que tienen tienda física y que solo venden dentro de su región. En internet estas barreras no existen y tu negocio podrá ser conocido en cualquier parte, cualquier día y a cualquier hora.

 

Si quieres que tu negocio crezca y mejorar la interacción con tus clientes lo ideal es solicitar una solución web, nosotros en PS SOLUCIONES podemos ofrecerte servicios adaptados a tus necesidades y pensados para que tu negocio esté entre los mejores, solicita información ahora.

AUMENTAN LOS RIESGOS DE CIBERSEGURIDAD Y LOS CONSIGUIENTES ATAQUES POR EL COVID-19

Los expertos en ciberseguridad están cada vez más preocupados por la grave situación de riesgo que se está produciendo a causa de la pandemia, algo que los cibercriminales están aprovechando al máximo. Porque el clima de tensión lleva a las personas a cometer errores en sus interacciones digitales, y los delincuentes están encontrando más vías de acceso para difundir malware y llevar a cabo con éxito estrategias de phishing basadas en el coronavirus.

Mientras la situación de alerta por la pandemia se está generalizando en Europa y otras regiones como Norteamérica, los ciberdelincuentes y las organizaciones dedicadas al cibercrimen están haciendo el agosto, ya que las medidas de seguridad en las organizaciones no son tan estrictas como deberían. Esto se debe en gran parte a que muchas empresas han tenido que adoptar estrategias de teletrabajo de forma precipitada, y no han tenido tiempo de garantizar la seguridad informática en entornos tan distribuidos y potencialmente peligrosos.

Los empleados que están trabajado desde sus hogares se conectan a los sistemas de la empresa a través de redes no seguras y, en muchos casos, utilizan sus propios equipos informáticos, que no están tan bien protegidos como los ordenadores de la empresa. Según una reciente investigación de IBM, actualmente solo el 3,4% de la fuerza laboral en todo el mundo está trabajando desde casa, al menos la mitad de su jornada, y en España el porcentaje de los que lo hacen de forma habitual asciende es de solo el 4,3%. Pero los expertos afirman que este porcentaje va a aumentar con la actual crisis sanitaria, a medida que las empresas tengan más dificultades para ofrecer un entorno de trabajo seguro.

Esta situación se prolongará al menos un mes más, que será el tiempo medio que durará lo peor de la crisis en países como el nuestro, un tiempo más que suficiente para que se produzcan graves problemas de seguridad en las organizaciones. Por un lado, están las carencias de seguridad que presentan las redes domésticas, que muchas veces no se refuerzan con sistemas de seguridad adicionales, por ejemplo, creando redes privadas virtuales (VPN) o aplicando tecnologías de cifrado o de autentificación multifactor.

Para las organizaciones está siendo muy complicado desplegar con la rapidez necesaria las tecnologías de seguridad que garanticen la protección de los entornos de trabajo remoto, sobre todo en casos en los que es necesaria la instalación de tecnologías de hardware. Por ejemplo, para los puestos de trabajo de más responsabilidad, donde los expertos aconsejan especialmente los sistemas de identificación biométrica de nueva generación, en combinación con otras tecnologías de inicio de sesión seguro.

Aunque esto no es todo, ya que los riesgos de seguridad también provienen del propio uso que se hace de la tecnología, ya que con los usuarios que no tienen experiencia en el teletrabajo seguro son más propensos a cometer errores de seguridad en entornos domésticos. Por ejemplo, al abrir correos electrónicos de dudosa procedencia, que podrían contener malware o conducir a estafas de phishing, fallos muy comunes que con el temor al coronavirus se están disparando.

Según los estudios más recientes, de este mismo mes, a raíz de la pandemia han aumentado considerablemente los ataques de phishing, malware a través de archivos adjuntos y enlaces maliciosos en correos electrónicos, ataques a cuentas empresariales, falsificación de landing pages, y otras prácticas que favorecen que los ciberdelincuentes suplanten identidades, acedan a los sistemas, roben datos o dañen a las organizaciones de otras formas. Ante esta situación, los expertos alertan de que los riesgos seguirán aumentando en las próximas semanas, por lo que los responsables de seguridad de las organizaciones deberán extremar las precauciones.

REDES SOCIALES ¿QUÉ RED SOCIAL ES LA INDICADA PARA MI NEGOCIO?

Ser o no ser?

Con el paso de los años, las redes sociales se han venido convirtiendo en herramientas fundamentales para impulsar el crecimiento de las empresas, pues resultan ser excelentes canales para obtener mayor visibilidad y poder tener una mejor cercanía con los clientes, si se utilizan las acciones apropiadas.

Sin embargo, aunque muchas organizaciones han decidido apostarle a este espacio obteniendo resultados positivos, otras no ven la forma en que estas herramientas les pueden ser de utilidad, especialmente por el tipo de producto o servicio que ofrecen. Y es que si bien las redes sociales ayudan a difundir, vender, comunicar y exponer los productos o servicios de una empresa, eso no significa que todas las redes sean útiles para todos los negocios.

¿Qué se debe tener en cuenta para elegir una red social?

En noviembre de 2016 la consultora Pew Research Center publicó un estudio en el que dio a conocer el perfil de usuario de cada una de las redes sociales más populares del momento. 

Es indispensable tener en cuenta cuál es el público objetivo de una empresa, antes de elegir las plataformas adecuadas para dar a conocer sus productos o servicios.

  • Facebook: Además de contar con un gran porcentaje de público joven, la red social de Mark Zuckerberg también llega a audiencias entre 35 y 54 años. De igual manera, el 62% de los estadounidenses de 65 años de edad y en adelante ya tienen una cuenta en esta red social.
  • Twitter: El 71% de usuarios oscilan entre los 25 y 54 años, y es una red social muy popular entre profesionales de la comunicación (periodistas, publicistas, etc).
  • Instagram: El 60% de los usuarios de esta plataforma tiene entre 18 y 29 años de edad, pero la mayoría son mujeres.
  • LinkedIn: Esta red social es utilizada por cerca de un 25 % de población adulta, la gran mayoría de ellos son profesionales con educación superior.

5 consejos prácticos para el uso correcto de las redes sociales

Después de elegir la o las redes sociales adecuadas para llegar al público objetivo, es importante tener en cuenta algunos consejos prácticos a la hora de empezar a utilizar dichas herramientas. A continuación les compartimos algunos:

  • Producir una estrategia de contenido, con publicaciones regulares y diferenciadas para cada red.
  • Buscar tener interacción con los usuarios.
  • Humanizar la marca, especialmente en el tema de atención al cliente.
  • Escuchar las quejas o reclamos de los usuarios con atención, y ofrecer una respuesta rápida.
  • Aprovechar las herramientas para conocer y entender las necesidades de los clientes.

Fuente: https://destinonegocio.com/

8 factores por los que fracasan el 90% de las Pyme

Las Pymes son el motor de la sociedad. En la Argentina hay más de 600 mil. Allí mismo, por ejemplo, 15.% de la población entre 18-64 años es emprendedor o dueño de un negocio con menos de 3,5 años de antigüedad, según datos del Global Entrepreneurship MonitorPero la tasa de fracaso anual es muy alta.

En los países en desarrollo entre un 50 y un 75% dejan de existir durante los primeros tres años, y la principal razón es que el negocio no es rentable.

La mayoría de los emprendedores y dueños de Pymes encuentran las causas principalmente fuera de la empresa y sobre todo en el entorno político-económico. En general, más allá de las políticas del gobierno de turno, de los vaivenes de la economía de la región o de las motivaciones de las nuevas generaciones de empleados, hay algo que hace que algunas empresas fracasen pero que otras continúen creciendo y hasta se conviertan en grandes empresas.

Profesionalización no es igual a ser exitoso

El problema común que se observa en las Pymes y emprendimientos es su falta de profesionalización. Esto implica un enfoque más serio de la empresa para lograr la calidad del producto y servicio que ofrece, estandarización en las operaciones, una mejora en la gestión de los empleados, mayor control de los insumos y sus proveedores, planificación de las acciones, análisis de los resultados y finalmente, una revisión del liderazgo de los dueños.

A diferencia de lo ocurre en la grandes empresas que cuentan con directorios y diversos asesores, la supervivencia de la empresa está fuertemente relacionada con el conocimiento del dueño. Muchos de los empresarios están altamente capacitados, son ingenieros, médicos, contadores, otros tienen años de experiencia en su trabajo, todos son expertos en su producto o servicio, pero eso no es suficiente para tener todas las respuestas. Normalmente los emprendedores se centran en un producto exitoso, pero otras cuestiones quedan de lado por falta de tiempo, desconocimiento, falta de interés en el tema o simplemente por la incapacidad humana (sí, ¡recordemos que somos humanos!) de poder abarcar todos los posibles problemas.

¿Qué factores pueden estar influyendo en el fracaso de las Pymes?

  • El liderazgo: la dirección normalmente tiene una visión incompleta de todos los componentes de la empresa y su interrelación, el foco suele estar en las áreas que nos atraen, se fomenta sin querer el individualismo por tener que resolver las cuestiones “rápidamente” y falla cada vez más el trabajo en equipo, los líderes tienen miedo a involucrar a los empleados en las decisiones y les cuesta maneja la frustración cuando factores externos impactan el negocio.
  • El Equipo: no es fácil tener el olfato para reclutar personal competente, falta mucha capacitación del líder y de los empleados, falta una estructura salarial justa donde predomine premiar la experiencia, resistencia al cambio, se teme al de asesoramiento de expertos externos a la empresa para que no nos “roben las ideas”. En resumen falta tiempo para escuchar a la gente y para trabajar en equipo.
  • El mercado: el cliente es el primer afectado ya que una organización precaria de la empresa y una escasa capacitación lleva a una mala atención al cliente, no considerando sus necesidades y quejas en el diseño del producto o servicio. También falta el enfoque en un tipo de cliente específico, no hay de plan de ventas que considere los picos de demanda y las bajas de trabajo. Se suelen evitar la inversión en promoción, y en investigación de mercado: hay desconocimiento de las ventajas competitivas y debilidades propias, y minimización de las fortalezas de la competencia.
  • La planificación: normalmente falta un plan de negocios, los objetivos a largo plazo no están definidos, si hay objetivos de corto plazo no se han comunicado a los empleados, falta un análisis de riesgos potenciales y prevención de los mismos, y aparecen las crisis del crecimiento por no prever que no sólo es malo no vender, sino también vender mucho.
  • La operación: los procesos productivos y de servicios no están definidos ni organizados considerando los tiempos normales de operación, hay altos niveles de desperdicios, altos costos por retrabajos y errores, falta capacidad técnica por la incapacidad de reclutar a la gente correcta, hay mal manejo de los inventarios, faltan controles de calidad o hay demasiados, pero los problemas se resuelven tarde o se esconden.
  • Proveedores: no se suelen evaluar los proveedores o hacer un seguimiento de su rendimiento, la selección es por precio, por amistad o por intuición, desorganización y falta de pago a los proveedores. En algunos casos hay dificultad para conseguir suministros adaptados especialmente al producto por no tener relaciones de largo plazo con los proveedores. También suele haber sobre almacenamiento de stock que lleva a alta inmovilización del capital, altos gastos de mantenimiento y pérdidas por obsolescencia.
  • Resultados: la falta de gestión de indicadores lleva a que los resultados se vayan observando intuitivamente en el día a día por mera observación del dueño por comentarios de los mandos medios, sin seguir una tendencia mensual o hacer un análisis de desvíos versus los objetivos planteados. En los emprendimientos más pequeños no se consideran los costos fijos al momento de definir los costos totales, y encuentro que muchos no saben diferenciar los gastos personales de los relacionados con el negocio, lo que dificulta la evaluación de la rentabilidad de la actividad.
  • Mejora continua: en definitiva, apenas hay tiempo para producir, ¿cómo vamos a mejorar? Los problemas se van “pateando para adelante” y sólo resuelven cuando ya no queda otra opción, de manera intuitiva y sin un análisis profundo de los hechos y tendencias reales.

Si alguno de estos problemas está ocurriendo en tu empresa, es momento de accionar antes de entrar en el 90% que debe abandonar la empresa. En los próximos posts iremos viendo cómo accionar en cada uno de estas áreas.

 

AUTOR

Fuente: https://destinonegocio.com/